, ,

“TRUMP LEYÓ MEJOR QUE HILLARY CLINTON EL PROBLEMA DEL EMPLEO”

 

Por Alejo Radojnic para El Economista

Mercedes D’Alessandro, economista y autora del reciente libro “Economía Feminista” (Sudamericana 2016), habló con El Economista desde Nueva York, donde reside, sobre los primeros días de la era de Donald Trump.

No siempre el resto del mundo percibe aquello que está pasando en EE.UU. de la misma manera que los propios estadounidenses. ¿Cómo se están viviendo allí los primeros días de la era Trump?

Acá se está viviendo con angustia e incertidumbre. Nadie sabe muy bien qué va a pasar, aunque ya se han sentido algunas señales en los primeros días, por ejemplo, el cambio en la política exterior y el cambio hacia un EE.UU. más proteccionista. Uno de los grandes problemas aquí es el empleo y su futuro. Si bien con Barack Obama se volvió a los niveles previos a la crisis de 2008, el empleo se precarizó y perdió calidad. Son empleos de poco dinero, y eso se suma a que no hay muchos derechos que tienen, por ejemplo, en Argentina: vacaciones, licencias y demás. Hay algunos derechos más en algunos estados, pero no son generales. Esa precarización hace que el estadounidense promedio esté preocupado por la entrada de la inmigración ilegal que le saca sus puestos de trabajo, aunque es más una fantasía: el mexicano ilegal acá es un lavacopas, está en una cocina o hace limpieza. Luego están los inmigrantes legales, que tienen presencia en sectores de ciencia y tecnología, y sí es una cuestión a tener en cuenta aunque aún no tiene proporciones relevantes. Además, está la robotización, esto es, el reemplazo de los trabajadores por los robots, el software y demás.

Imagino que es una preocupación transversal, y no sólo republicana…

Sí, pero la campaña de Hillary no hizo foco allí. Lo tuvo como un tema que se iba a resolver como un plan de obras públicas o el cambio hacia las energías limpias, que traccionaría el empleo. Su campaña no hizo una lectura apropiada y se pensaba que el tema era algo en vías de resolverse. Pero no es así. Bernie Sanders hizo eje en esa situación y allí le sacó votos a Hillary en lugares en los que, luego, Trump ganó. Una de las cosas que planteaba era el salario de US$ 15 por hora, que Hillary terminó adoptando a regañadientes. Trump planteó ese problema, con su estilo, y planteó soluciones. No creo que solucionen nada, e incluso pueden agravar el problema, pero las planteó: cierra de fronteras, control de la inmigración y el mantra de “contratar en EE.UU. y producir en EE.UU.”. La gente compró.

¿Cuáles son los puntos más polémicos de esa agenda y sobre los otros temas que plantea el Presidente?

Las soluciones planteadas no son transversales. Por ejemplo, la construcción de un muro fronterizo financiado por los propios mexicanos. Hay dos EE.UU.: uno blanco y adulto, con valores tradicionales conservadores y que aún sienten que es posible el “American dream” y, por otro lado, un EE.UU. más diverso que demanda una nueva gama de derechos salariales, reproductivos, educativos y raciales.

¿Puede Trump cerrar esa grieta?

No sé si es una grieta sino un gran contraste, y eso se vio en la marcha del sábado pasado. Allí había demandas por derechos reproductivos (Nota del redactor: Trump desfinanció el programa “planned parenthood”, que brinda educación sexual en varios países del mundo), raciales y demás. La economía no está en el tope de la agenda, como imagino que pasa en casi todo el mundo. Las cuestiones que mencionaba, y tienen eje en los DD.HH. y en problemas como el cambio climático, se van a potenciar cuando se traduzcan en demandas.

¿Seguirán las movilizaciones? 

Sí, y además la mayor parte de la prensa es anti-Trump. La gente se está empezando a movilizar, y allí fue clave la activación para las primarias demócratas que despertó varios grupos con nuevas demandas, y por ahí se va a canalizar el descontento. Economista

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *