, ,

Milton Friedman, del helicóptero de dinero a premios disparatados

Por caminos distintos e inesperados, la figura de Milton Friedman, el padre del monetarismo, volvió a estar en boca de los economistas en los últimos días. La crisis global reflotó un viejo ensayo del premio Nobel, escrito en 1969 y titulado Dinero de helicoptero, donde proponía una solución para economías estancadas y con deflación vía emisión monetaria.

En el debate de la economía de la innovación, y en particular en el del futuro del trabajo y la automatización del empleo, una vieja idea discutida en su momento por Friedman y sus colegas recobró protagonismo: la de evaluar un “ingreso universal” para un mundo futuro de alto desempleo. El concepto es eje de un debate caliente en la academia económica y también en Silicon Valley.

A nivel local, en Twitter el hashtag #miltonfriedman2016 explotó esta semana, y no fue por ninguno de los dos motivos explicados en el primer párrafo. Los premios Milton Friedman, que empezaron como una humorada entre amigos economistas hace tres años, se entregaron el jueves por primera vez en una gala y reflejaron las preferencias de más de 3000 votantes, el doble que en 2015. Hubo categorías irónicas y no tanto, en una ceremonia con tragos alusivos (“Fiscal Paradise”, “Campari Orange con Fondo Buitre” o “Negroni Marginalista”) y presencia de varios economistas famosos.

Uno de los principales galardones, el de “Trayectoria económica”, fue esta vez para el ex ministro Roberto Lavagna. El año pasado lo había ganado Daniel Heymann, de la UBA y Udesa, y el anterior, Aldo Ferrer.

En el rubro “EcOrtodoxo” se impuso José Luis Espert, con más del 50% de los votos. Espert también fue el más elegido en el rubro “Ciencia Ficción Económica”: cortó una seguidilla ganadora del Indec (se había quedado con el galardón en esa categoría en 2014 y 2015) y relegó a 6,7,8 y al “Dólar oficial en 2015”. El economista con entrevista más vista en el ciclo Conversaciones de LA NACION fue también mencionado en la pregunta “EcoEnemigo más Temible”, en el que ganó finalmente “Caída del salario real”, con más votos que “Ajuste y tarifazo”, “El precio de la vaselina”, “La vuelta de la crisis de deuda” y “Que siga hablando Kicillof”.

El ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay se llevó el premio a “La frase del año”, con “no vamos a dejar la grasa militante”. Esta categoría suele ser ganada por ministros en ejercicio: en 2014, Hernán Lorenzino (“Me quiero ir”), y en 2015 Axel Kicillof (“No tengo el número de pobres, me parece una medida estigmatizante”).

Kicillof ganó en la terna de libros, con “Diálogos sin corbata”. El ex secretario de Comercio, Augusto Costa, resultó triunfador en “EcoFuncionarios K”, un segmento en el que, cuentan los organizadores, también se dieron como respuestas alternativas “Thomas Griesa” y “Vacante”.

Dos colaboradores de esta columna se llevaron premios: Walter Sosa Escudero fue el más votado como “EconoMixto” (economista y músico), en tanto que Eduardo Levy Yeyati se impuso como “EcoFuncionario Cambiemos”. El premio al “EcoAcadémico” fue para Juan Martín Graña, y como mejor sub30 arrasó Martín Kalos. El número uno entre los heterodoxos fue Andrés Asiaín, mientras que en el rubro “EcoInternacionales” quedó en primer puesto el economista y periodista de Reuters Gabriel Burín, y en “EcoCommodities” ganó Ivan Ordoñez, autor de “Campo” junto a Sebastián Senesi (Aguilar). Muy cerca de Ordoñez quedó Ariel Slipak con sus estudios sobre el litio.

Entre las novedades de este año, se destacó que el premio se abrió a sugerencias y hubo ternas instaladas por los propios votantes. Fue el caso de la nueva categoría “Rebote económico”, donde competían Diego Bossio (del FPV a su propio partido), Carlos Fábrega (de compañero a amigo de los bancos), Graciela Bevacqua (de las sombras al Indec y a las sombras), pero finalmente fue elegido Martín Lousteau (de opositor a embajador). “Hay un efecto interesante con Lousteau: desde que se eligen los Friedman, arrasa en cualquier categoría en la que compita, ya sea ecoPareja u otras”, señala Mercedes D’Alessandro, al frente de la organización junto a Ariel Setton. Ambos resultaron los más votados en categorías en las que jugaban: Setton en Blog Económico (Economía Simple), D’Alessandro como mejor DJ económica y también como parte de “EcoFemini(s)ta”, que tuvo un empate técnico con el Equipo Bulat en “Divulgación”.

En el rubro “EcoCamaleones”, Martín Schorr le ganó por pocos votos a Mariano Sigman, el neurocientífico. Los “Milton Friedman Papers” fueron para la “venta de dólar futuro”; en “Datanomics” ganó Luciano Cohan; en “EcoIndustriales”, Magalí Brosio y en “Ecoluchadores Sociales”, Itaí Hagman. La categoría “Mejor Look Económico” se votó con modalidad abierta y el mas favorecido fue Amado Boudou, aunque los organizadores destacan que hubo una avalancha de votos para “El pelo de (Javier) Milei”, el economista experto en singularidad que participa del programa de Mauro Viale.

Entre las ternas más peleadas estuvieron las de las categorías de medios. Maximiliano Montenegro, economista de la UBA, le ganó por muy poco como “EcoColumnista de TV” a Alejandro Bercovich, quien se impuso por tercer año consecutivo y por amplio margen de votos como “Mejor Periodista PostCrisis30”. El sub30 más elegido fue Tomás Lukin, de Página 12; El Cronista ganó en “EcoNoticias” y “Economía Política” como mejor programa de TV del rubro. En “EcoRadios” ganó por margen escaso el programa Palermo de los Simios (FM Palermo). Hubo en medios y economía dos categorías que se definieron a último momento: como “EcoPanelista” venía liderando cómodo Martín Tetaz, del Cedlas, pero fue superado por apenas 12 votos por Matías Tombolini. Y en “EcoTuiteros”, también minutos antes del cierre, Pablo Gerchunoff, profesor de la Di Tella, quien ingresó a la red social el año pasado, le ganó a Luciano Cohan. Más atrás quedaron Grace_Be, CasandraOrellana y VeritoRapoport.

Los premios Milton Friedman se entregaron el jueves pasado a la noche en Fábrica Perú, con comida de Banco Rojo y música noventosa. Los organizadores contaron que ya hay tres universidades de economía interesadas en ser sede de los galardones 2017. Por caminos que nadie hubiera imaginado, el padre del monetarismo está de vuelta.

sebacampanario@gmail.com en La Nación

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *