Estas tres feministas están cambiando la Argentina desde adentro

Pagar a las mujeres por el trabajo no remunerado en el hogar. Entregar alimentos a personas transgénero. Construir guarderías. Poco a poco, estas mujeres, designadas por el presidente para ocupar altos cargos, están reestructurando la sociedad.

Por Alisha Haridasani Gupta y Daniel Politi

11 de mayo de 2021, en inglés en The New York Times

“No estamos en contra de los hombres. Lo único que queremos hacer es desarmar un sistema que ha maltratado y lastimado a las mujeres».

– Vilma Ibarra, la máxima asesora legal del presidente de Argentina

En su discurso anual en el Congreso en marzo, el presidente de Argentina Alberto Fernández hizo algo que pocos o ninguno de sus predecesores habían hecho antes: dedicó una gran parte de su discurso de 90 minutos a los «derechos de la mujer».

Prometió ayudar a las madres a volver al trabajo construyendo más centros preescolares y dijo que “la lucha contra la violencia de género” debería ser una prioridad para todos en Argentina.

El discurso se produjo pocos meses después de que el país se convirtiera en el país más poblado de América Latina en legalizar el aborto, cumpliendo así una de las promesas cruciales de Fernández durante su campaña presidencial.

Fernández puede ser el portavoz de esta agenda feminista, pero, tras bambalinas, tres mujeres que se refieren a sí mismas como “feministas” y “activistas” están impulsando el cambio: Elizabeth Gómez Alcorta, primera ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad del país; Vilma Ibarra, la principal asesora legal del presidente que tiene la autoridad para redactar proyectos de ley y decretos (redactó el histórico proyecto de ley de aborto del país); y Mercedes D’Alessandro, primera directora nacional de economía, igualdad y género del país dentro del Ministerio de Economía, y autora de «Economía feminista».

Fernández tomó posesión en diciembre de 2019, pocos meses antes de que la pandemia de coronavirus azotara Argentina. Casi de inmediato, las tres mujeres, Gómez Alcorta, Ibarra y D’Alessandro, entraron en acción. Trabajaron en dependencias y organismos gubernamentales a fin de clasificar los albergues para sobrevivientes de violencia de género como servicios esenciales durante el cierre. Convirtieron las farmacias en espacios donde las sobrevivientes podían usar una palabra en clave (“mascarilla roja”) para indicar discretamente que estaban siendo abusadas ​​para que el farmacéutico luego llamara a la policía por ellas. Establecieron sistemas de entrega de alimentos de emergencia y extendieron pagos en efectivo a los desempleados, así como a los trabajadores informales y las empleadas domésticas, la mayoría de los cuales son mujeres, para compensar la pérdida de ingresos.

Las Naciones Unidas ranquearon rápidamente a la nación como el país con el mayor número de respuestas Covid-19 con perspectiva de género en el mundo.

Gómez Alcorta, Ibarra y D’Alessandro hablaron con _In Her Words_ (“En palabras de ella”) desde el Palacio Presidencial en Buenos Aires acerca de los próximos grandes temas en su agenda política y de cómo su grupo de WhatsApp de mujeres líderes del gobierno está ayudando a cambiar lo que sigue siendo un espacio dominado por los hombres.

La conversación ha sido traducida y abreviada.

Argentina es líder en el mundo en sus respuestas frente al Covid-19 con perspectiva de género. ¿Podrían describir exactamente cuáles son esas medidas?

Elizabeth Gómez Alcorta: La mayoría de las medidas que adoptamos se enmarcan en tres grupos.

El primer grupo se centra en la violencia de género. Además de potenciar los canales de comunicación existentes y trabajar en coordinación con el Poder Judicial, también encaminamos esfuerzos a crear nuevos canales de comunicación a través de WhatsApp y el correo electrónico. Establecimos los servicios relacionados con la violencia de género como servicios esenciales clave e hicimos lo mismo con los albergues u hogares para personas que padecen violencia de género.

El segundo grupo se centra en emergencias alimentarias, especialmente en lo que respecta a la comunidad trans. Las personas trans son especialmente vulnerables en nuestro país y muchas, incluso el día de hoy, se ganan la vida con la prostitución. Así que establecimos medidas para ellas, incluida la entrega de alimentos a sus hogares y protecciones para evitar que fueran desalojadas.

El tercer grupo se centra en los ingresos familiares de emergencia, que llegaron a nueve millones de personas en Argentina, de las cuales una gran parte eran mujeres y personas en situación de alta vulnerabilidad.

Mercedes D’Alessandro: El ingreso familiar de emergencia se hizo con el entendimiento de que muchas mujeres trabajan en el sector informal. Entonces, cuando presentamos la medida de apoyo, nos enfocamos específicamente en las mujeres en puestos precarios. También les dimos a las mujeres acceso a este subsidio de emergencia si trabajan en casa, es decir a las llamadas amas de casa. Esta era una forma de reconocer el trabajo no remunerado y no retribuido.

Para todas nosotras, es una prioridad. Entendemos que el trabajo que realizan las mujeres en el hogar, incluido el cuidado, es un pilar fundamental de la vida social y la economía. A menudo, cuando se usa la palabra «trabajador», se piensa en alguien que cobra un salario. Pero aquí, vemos a un «trabajador» como alguien que trabaja, incluso si no es remunerado, para mantener a su familia.

¿Cómo responden a los críticos que dicen que centrarse en las mujeres y la igualdad de género no debería ser una prioridad cuando nos enfrentamos a una crisis económica y una pandemia?

Gómez Alcorta: Desde el primer día de su gestión, el presidente Fernández dijo que iba a empezar desde abajo, con los más desfavorecidos, y no hay duda de que siempre son las mujeres las que están peor en todas las sociedades; especialmente mujeres pobres.

Puede haber críticas, pero ¿por dónde querés empezar? ¿Y a quién querés apoyar con tus políticas? El Presidente ha dejado muy claro que esto es especialmente importante no solo desde el punto de vista institucional, sino también, si lo mirás en términos de inversión, cada peso que se ha destinado a los presupuestos para estas áreas ayuda a que nuestras sociedades sean más justas.

D’Alessandro: Cuando estalló la pandemia en Argentina y entró en vigor el aislamiento preventivo, la actividad económica de hombres y mujeres cayó un 10 por ciento. Cuando las cosas empezaron a abrirse, los hombres recuperaron sus puestos de trabajo mucho más rápido que las mujeres. Hoy, según los datos que tenemos para el tercer trimestre de 2020, vemos que la actividad económica de las mujeres refleja su actividad económica de 2002, ¡así que retrocedimos dos décadas! No podemos pausar la agenda en este momento; al contrario, debemos impulsarla y seguir adelante.

En agosto, el Ministerio de Economía publicó un informe sobre la economía del cuidado no remunerado. Encontró que el cuidado no remunerado y el trabajo doméstico representan casi el 16 por ciento del PIB. – lo que lo convierte en el sector más grande de la economía argentina – y que el 75 por ciento del trabajo de cuidados lo realizan mujeres. ¿Cuáles son sus planes para abordar la brecha de género en el trabajo doméstico y los cuidados no remunerados?

Gómez Alcorta: El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad ha creado una oficina especial para tratar las políticas del cuidado. En febrero de 2020, reunimos una comisión interministerial, que incluye a 14 ministerios y dependencias estratégicas, centrados específicamente en la elaboración de políticas referidas al cuidado.

También anunciamos la creación de 800 jardines de infantes, guarderías y maternales en todo el país, y también queremos rever las políticas de licencias que son percibidas por ambos padres, es decir, las licencias por paternidad y maternidad, para crear más igualdad en el lugar de trabajo. Antes de la administración del presidente Fernández, no teníamos ninguna de estas cosas que estamos viendo ahora.

D’Alessandro: En la pandemia, encontramos que la actividad en el sector de cuidados no remunerados es el único sector que creció, mientras que todos los demás sectores cayeron. Entonces, es importante desde un punto de vista económico. Esas 800 guarderías no solo están creando un espacio físico donde se cuidará a los niños, sino que también son una forma de crear empleos y oportunidades. Cuando creás un nuevo sistema, estás profesionalizando el trabajo de los cuidados y también estás reconociendo el valor de ese trabajo.

La violencia contra las mujeres es un gran problema en Argentina. El número de mujeres asesinadas alcanzó un máximo de 10 años durante el encierro, y ha habido grandes protestas contra la violencia que se remontan a hace casi seis años. ¿Por qué sigue sucediendo esto?

Gómez Alcorta: La tasa de femicidios en Argentina se ha mantenido alta durante los últimos 20 años y quienes estudiamos este fenómeno sabemos que hay muchos temas que crean las condiciones para la violencia extrema. A menudo, una mayor desigualdad se correlaciona con más violencia. Los estereotipos de género también tienen mucho que ver con esto, al igual que la cultura; algunas sociedades latinoamericanas son más tolerantes con esta violencia. Y, por supuesto, están las deficiencias en las instituciones públicas, como la policía. Hasta 2015, Argentina no rastreaba oficialmente los femicidios. Solían llamarse «crímenes pasionales». Y no había una estructura institucional que analizara la violencia contra las mujeres, por lo que creamos una agencia federal a nivel nacional.

Los cambios necesarios son enormes y de naturaleza estructural, por lo que no se pueden resolver en un par de años o con un solo mandato.

El presidente ha hecho de la igualdad de género una prioridad, pero las mujeres siguen siendo una minoría entre los ministros y otros altos cargos del gobierno. ¿Cambiará eso?

Ibarra: Hace no mucho, no había ninguna mujer en los altos cargos y la creación del Ministerio de las Mujeres es un gran destaque de este gobierno. Ahora, ¿es eso suficiente? No. Pero estamos mucho mejor que donde solíamos estar.

Creamos un grupo en WhatsApp llamado “Mujeres en el gobierno”, una red de más de 250 mujeres. Y nos reunimos, tenemos discusiones, compartimos experiencias y nos ayudamos unas a otras. Es importante porque venimos de una cultura dominada por los hombres y es más fácil para los hombres formar equipo. Entonces, cada mujer y feminista que se une al gobierno está abriendo puertas para cambiar las cosas.

Gómez Alcorta: Este gobierno tiene la mayor proporción de mujeres en puestos de alto rango: 37,5%, en comparación con el gobierno anterior que tenía un 22%. Ciertamente, a medida que asciende al nivel de ministros, se ve que la participación se hace más pequeña. Argentina también fue el primer país de América Latina y el Caribe que estableció una cuota de género para el Congreso en 1991 y, desde 2017, tenemos una ley de paridad para el Congreso.

Hasta que asumimos el cargo, 13 provincias tenían leyes de igualdad y aún quedaban otras 10. El año pasado, siete provincias también implementaron leyes de igualdad provincial y ahora nos quedan tres. Uno de nuestros objetivos es trabajar con las provincias restantes para que todas las provincias tengan igualdad. Este es un proceso: la participación en el Congreso permite que las mujeres también se conviertan en funcionarias del poder ejecutivo.

D’Alessandro: Podemos defender leyes relacionadas con la igualdad de género y solicitar que las mujeres estén representadas en los altos niveles de gobierno y en el Congreso, pero todavía tenemos muchos problemas serios. En el poder judicial, existe una clara brecha de género, pero también en los sindicatos y en el sector empresarial. Creo que esto demuestra las dificultades de la sociedad, que, en su esencia, sigue siendo una estructura patriarcal y desigual dominada por hombres con una clara discriminación contra las mujeres. Eso es por lo que tenemos que luchar.

Es fascinante que a menudo se llamen feministas y activistas. Ese tipo de lenguaje es raro, tal vez incluso radical, para los funcionarios del gobierno. ¿Se enfrentan a alguna reacción violenta por eso?

Ibarra: Sí, pero nos agrada. Siempre que alguien dice: «¿Dónde está el ministerio para hombres?» decimos: «Bueno, los hombres no necesitan reunirse y defender sus derechos y eso es genial. Pero debemos asegurarnos de que las mujeres tengan los mismos derechos». Por eso somos feministas. No estamos en contra de los hombres. Todo lo que queremos hacer es desarmar un sistema que ha abusado y lastimado a las mujeres.

 

Alisha Haridasani Gupta es una periodista de género que cubre política, negocios, tecnología, salud y cultura a través de la óptica de género. Ella escribe el boletín In Her Words. @alisha__g

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *